Junio 2021

 

Ha cambiado significativamente el enfoque del catolicismo hacia las religiones no cristianas. Se considera un texto fundador para el diálogo con otras confesiones religiosas, fruto de un largo trabajo editorial.

La parte central del documento se refiere al judaísmo: "Escrutando el misterio de la Iglesia, el Santo Consejo recuerda el vínculo que conecta espiritualmente al pueblo del Nuevo Testamento con el linaje de Abraham... Debido a tan gran patrimonio espiritual, común a cristianos y judíos, el Santo Consejo quiere alentar y recomendar el conocimiento y la estima mutua, que surgirá sobre todo de los estudios bíblicos y teológicos, así como del diálogo fraterno".

Estas palabras representan el reconocimiento de las raíces judías del cristianismo y la relación única entre la fe cristiana y el judaísmo, como destacó Juan Pablo II en abril de 1986 durante su visita a la sinagoga de Roma. Un tema sobre el que Joseph Ratzinger también reflexionó como teólogo, y que, como Obispo de Roma, visitando la Sinagoga de Roma en enero de 2010, recordó cómo "la doctrina del Concilio Vaticano II representaba para los católicos un punto fijo al que podían referirse constantemente en su actitud y relaciones con el pueblo judío, marcando una nueva y significativa etapa". El Consejo dio un impulso decisivo al compromiso de seguir un camino irrevocable de diálogo, fraternidad y amistad".

Otra declaración decisiva del documento se refiere a la condena del antisemitismo. Además de deplorar "el odio, las persecuciones y las manifestaciones de antisemitismo que, cualquiera que sea su época y sus autores, se han dirigido contra los judíos", la declaración del Consejo explica que la responsabilidad de la muerte de Jesús no debe atribuirse a todos los judíos. "Aunque las autoridades judías y sus seguidores presionaron por la muerte de Cristo, lo que se hizo durante su Pasión no puede ser imputado a todos los judíos vivos indiscriminadamente.

entonces tampoco a los judíos de nuestro tiempo".

En la primera parte de Nostra Aetate se cita el hinduismo y el budismo y otras religiones en general, explicando que "igualmente, otras religiones que se encuentran en todo el mundo se esfuerzan de diversas maneras por satisfacer la ansiedad del corazón humano proponiendo vías, es decir, doctrinas, reglas de vida y ritos sagrados. La Iglesia Católica no rechaza nada de lo que es verdadero y santo en estas religiones. Considera con sincero respeto esas formas de actuar y vivir, esas reglas y doctrinas que, aunque difieren en muchos aspectos de lo que sostiene y propone, sin embargo, reflejan a menudo un rayo de verdad que ilumina a todos los hombres".

Un párrafo importante está dedicado a la fe musulmana. "La Iglesia también mira con estima a los musulmanes, que adoran al único Dios, vivo y subsistente, misericordioso y todopoderoso, creador del cielo y la tierra, que ha hablado a los hombres. Buscan someterse con toda su alma a los decretos de Dios, aunque estén ocultos, como Abraham se sometió a Dios, a quien la fe islámica se refiere voluntariamente. Aunque no reconocen a Jesús como Dios, lo veneran como profeta; honran a su madre virginal, María, y a veces incluso lo invocan con piedad. Además, están esperando el Día del Juicio, cuando Dios recompense a todos los hombres después de resucitarlos. Por lo tanto, estiman la vida moral y adoran a Dios, especialmente a través de la oración, la limosna y el ayuno".

En noviembre de 1979, en una reunión con la pequeña comunidad católica de Ankara, Juan Pablo II reafirmó la estima de la Iglesia por el islam y declaró que "la fe en Dios, profesada en común por los descendientes de Abraham, los cristianos, los musulmanes y los judíos, cuando se vive y se pone en práctica sinceramente, es el fundamento seguro de la dignidad, la fraternidad y la libertad de los hombres y el principio de la recta conducta moral y la coexistencia social". Y eso no es todo: como consecuencia de esta fe en Dios Creador y trascendente, el hombre está en la cima de la creación".

Un paso importante en este camino está representado por otro discurso de Juan Pablo II, pronunciado en agosto de 1985 en Casablanca, Marruecos, a jóvenes musulmanes. "cristianos y musulmanes, tenemos mucho en común, como creyentes y como hombres", dijo Juan Pablo II ante estos miles de jóvenes marroquíes. Vivimos en el mismo mundo, atravesado por muchos signos de esperanza, pero también por muchos signos de angustia. Abraham es para nosotros el mismo modelo de fe en Dios, sumisión a su voluntad y confianza en su bondad. Creemos en el mismo Dios, el único Dios, el Dios vivo, el Dios que crea los mundos y lleva a sus criaturas a su perfección". Juan Pablo II recordó que "el diálogo entre cristianos y musulmanes es hoy más necesario que nunca. Se deriva de nuestra fidelidad a Dios y presupone que sabemos reconocer a Dios por la fe y dar testimonio de él con la palabra y los hechos en un mundo cada vez más secularizado y, a veces, ateo".

Al año siguiente, el 27 de octubre de 1986, el Sumo Pontífice convocó a Asís a los representantes de las religiones del mundo para que rezaran por la paz que estaba amenazada, reunión que se había convertido en un símbolo de diálogo y compromiso común entre creyentes de diferentes confesiones. "La reunión de tantos líderes religiosos para rezar es en sí misma una invitación...

el mundo de hoy para darse cuenta de que hay otra dimensión de la paz y otra forma de promoverla, que no es el resultado de negociaciones, compromisos políticos o negociaciones económicas. Pero el resultado de la oración, que, a pesar de la diversidad de religiones, expresa una relación con un poder supremo más allá de nuestra mera capacidad humana".

Celebrando el 25 aniversario de este evento en Asís, Benedicto XVI advirtió contra la amenaza que supone el abuso del nombre de Dios para justificar el odio y la violencia, citando el uso de la violencia perpetrada por los cristianos a lo largo de la historia ("reconocemos esto, lleno de vergüenza"), pero también observó que "el 'no' a Dios producía crueldad y violencia sin medida, lo cual era posible sólo porque el hombre ya no reconocía ningún estándar y ya no juzgaba por encima de sí mismo, sino que tomaba como su estándar sólo a sí mismo. Los horrores de los campos de concentración muestran claramente las consecuencias de la ausencia de Dios".

La declaración conciliar Nostra Aetate concluye con un párrafo sobre la "Hermandad Universal": "No podemos invocar a Dios, Padre de todos los hombres, si nos negamos a comportarnos fraternalmente con algunos de los hombres creados a imagen de Dios. La relación del hombre con Dios Padre y la relación del hombre con sus semejantes están tan estrechamente ligadas que la Escritura dice: "El que no ama no conoce a Dios" (1 Jn 4:8). Esto socava la base de cualquier teoría o práctica que introduzca una discriminación entre el hombre y el hombre, entre las personas y los pueblos, en lo que respecta a la dignidad humana y los derechos que de ella se derivan". Se hace referencia a esta tradición en el Documento sobre la Fraternidad Humana

firmado por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb el 4 de febrero de 2019 en Abu Dhabi, escribe "En nombre de Dios, que creó a todos los seres humanos iguales en derechos, deberes y dignidad, y los llamó a vivir juntos como hermanos entre sí, a fin de poblar la tierra y difundir los valores de la bondad, la caridad y la paz".

Social